La fábrica, insignia de la ciudad

Cruzcampo_Factoría_Icon_35
LA FÁBRICA DE CRUZCAMPO COMENZÓ SU CONSTRUCCIÓN EN 1903 COMO UN EDIFICIO SENCILLO EN SU ARQUITECTURA, DE PLANTA RECTANGULAR, CON TRES PISOS Y UNA BUHARDILLA DONDE SE ALMACENARÍA LA CEBADA.

UN DETALLE DE LO HUMILDE QUE ERA LA EMPRESA EN SUS COMIENZOS ERA LAS PERSIANAS DE ESPARTO EN LAS VENTANAS  BAJAS Y EL ESCASO CERRAMIENTO EN TORNO A LA FÁBRICA.

EN 1912, EL CRECIMIENTO DE LA EMPRESA HIZO QUE SE AMPLIARA CON VARIOS EDIFICIOS INDUSTRIALES Y ADMINISTRATIVOS. ESTO AYUDÓ A QUE SE EXPANDIERA ABRIENDO DEPÓSITOS EN BARCELONA Y MADRID.

EL EDIFICIO DENOMINADO «PALOMAR», FUNCIONÓ COMO BODEGA DE FERMENTACIÓN DE LA CRUZ DEL CAMPO ENTRE 1930 Y 1970, MOMENTO EN QUE PASÓ A SER UTILIZADO COMO UN ARCHIVO GENERAL DE LA COMPAÑÍA HASTA LA VENTA DE LOS TERRENOS DE LA FÁBRICA. PERO EL COMPLEJO INCLUYE, ADEMÁS, EL DENOMINADO «MOSAICO» CON GRANDES VENTANALES QUE SE ABREN A LA CIUDAD Y LAS y las oficinas centrales de la compañía cervecera, constituyen parte del patrimonio industrial de la ciudad.

Un conjunto arquitectónico que, si bien carece de floritura o un estilo marcado o diferenciador, destaca en la ciudad porque es parte de su historia y del alma de sus habitantes.